“Lo que un hombre es en sí mismo, lo que le acompaña en la soledad y lo que nadie puede darle ni quitarle, es indudablemente más esencial para él que todo lo que puede poseer o lo que puede ser a los ojos de los demás.” (Arthur Schopenhauer)

martes, 4 de noviembre de 2014

Un poema de Borges


                                         
                                         Laberinto

                                       
                                        No habrá nunca una puerta. Estás adentro
                                        Y el alcázar abarca el universo
                                        Y no tiene ni anverso ni reverso
                                        Ni externo muro ni secreto centro.
                                        No esperes que el rigor de tu camino
                                        Que tercamente se bifurca en otro,
                                        Que tercamente se bifurca en otro,
                                        Tendrá fin. Es de hierro tu destino
                                        Como tu juez. No aguardes la embestida
                                        Del toro que es un hombre y cuya extraña
                                        Forma plural da horror a la maraña
                                        De interminable piedra entretejida.
                                        No existe. Nada esperes. Ni siquiera
                                        En el negro crepúsculo la fiera

3 comentarios:

  1. Es agradable llegar a esa conclusión convertida en poema. Es dura pero te quita un peso de encima. El camino se hace mas ligero y la meta deja de ser un premio de consolación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, una buena descripcipción de este laberinto en el que casi todos andamos inmersos.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar